Roma (Italia). El 13 de marzo de 2021 se celebra el 8° aniversario de la elección del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, jesuíta de nacionalidad argentina, como 265° Sucesor de Pedro.

Era el 13 de marzo de 2013 cuando, yendo hacia la Logia central de la Basílica Vaticana, dirigía el primer saludo a la gente presente en la Plaza San Pedro y en conexión con todo el mundo:  ”Y ahora, comenzamos este camino: Obispo y pueblo. (…) Un camino de fraternidad, de amor, de confianza entre nosotros. Recemos siempre por nosotros: el uno por el otro. Recemos por todo el mundo, para que haya una gran fraternidad”.

Las primeras palabras de su Pontificado – “camino”, “fraternidad”. “plegaria” – revelan en seguida un estilo sinodal hecho de encuentros, expresiones y gestos de vecindad, con los que el Papa Francisco comparte el camino del pueblo y promueve la fraternidad humana.

“Rezad por mí”: así al Papa Francisco le gusta a menudo concluir sus discursos, palabras que revelan una necesidad concreta del Pontífice de sentir el apoyo de su pueblo para la gracia de su ministerio.

El compromiso de rezar por el Papa está vivo en la tradición de la Familia Salesiana. Don Bosco, en efecto, manifestó siempre un amor filial al Santo Padre y, en una carta al Papa Pío IX, escribe: “Yo, mis muchachos, mis clérigos y sacerdotes rezamos a Dios todos los días para que dé a Vuestra Santidad salud y gracia y la conserve por mucho tiempo para el bien de la iglesia”. (febrero de 1859)

El Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, agradecido por el don de la vida y del ministerio del Papa Francisco a la Iglesia y al mundo entero, le asegura una oración perenne, para que continúe siendo promotor incansable de la unidad de la Iglesia y de los pueblos, en la verdad y en el amor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.