Roma (Italia). El nuevo año 2021 se abre con la 54a Jornada mundial de la Paz, instituida por el Papa Paolo VI  como llamada al diálogo e invitación a la reflexión y a la plegaria por la Paz en el mundo, “como augurio y como promesa – en el inicio del calendario que mide y describe el camino de la vida humana en el tiempo – de que sea la Paz con su justo y benéfico equilibrio lo que domine el desarrollo de la historia futura”.

Ante un año marcado por la crisis sanitaria de la Covid-19, que ha causado grandes sufrimientos y desastres a toda la población mundial, el Papa Francisco escoge el tema “La cultura del cuidado como camino de paz”, poniendo en evidencia “la importancia de cuidarse los unos de los otros y de lo creado, para construir una sociedad fundada en relaciones de fraternidad y hacer desaparecer la cultura de la indiferencia, del descarte y del desencuentro”.

Desde el ejemplo de Dios Creador, modelo de cuidado, desde el ministerio salvífico de Jesús, desde la caridad cristiana activa de los primeros cristianos y de los Padres de la Iglesia, que constituyen un precioso patrimonio de principios, criterios e indicaciones, se alcanza la “gramática” del cuidado: la promoción de la dignidad de cada persona humana, la solidaridad con los pobres y los indefensos, la solicitud por el bien común, la salvaguardia de lo creado.

El Santo Padre invita a los responsables de las Organizaciones internacionales y de los Gobiernos, del mundo económico y del científico, de la comunicación social y de las instituciones educativas, a hacerse con la “brújula” constituida por estos principios sociales, para seguir “una ruta común, una ruta verdaderamente humana”, para colmar las muchas desigualdades existentes.

No hay Paz sin cultura del cuidado“La cultura del cuidado, como compromiso común, solidario y participativo para proteger y promover la dignidad y el bien de todos, como disposición a interesarnos, a prestar atención, a la compasión, a la reconciliación y a la curación, al respeto mutuo y a la acogida recíproca, constituye una vía privilegiada para la construcción de la Paz. “En muchas partes del mundo se desarrollan caminos de Paz que conducen a dejar al margen las heridas, se necesitan artesanos de Paz dispuestos a iniciar procesos de curación y de renovado encuentro con ingenio y audacia” (FT 225)”.

El Papa Francisco subraya, especialmente, la necesidad de educar a los jóvenes a esta capacidad de “tener cuidado”: “La promoción de la cultura del cuidado requiere un proceso educativo y la brújula de los principios sociales constituye, a tal fin, un instrumento fiable para varios contextos correlativos entre ellos. […]. Para todos los que, por distintos motivos, trabajan en el campo de la educación […], renuevo mi mensaje de ánimo, a fin de que podamos llegar a la meta de una educación más abierta e inclusiva, capaz de escucha paciente, de diálogo constructivo y de mutua comprensión. Me auguro que esta invitación, dirigida en el ámbito del Pacto educativo global, pueda encontrar amplia y variada adhesión”.

La Madre General de las Hijas de María Auxiliadora, Sor Yvonne Reungoat, retomando el tema de la Jornada dice: “Tener cuidado, tener todo el cuidado, forma parte de la misión de quien genera vida y es una actitud muy presente en nuestro carisma desde los orígenes. Madre Mazzarello usa esta expresión al menos 5 veces en las Cartas hablando de muchachas confiadas a las FMA o de jóvenes hermanas enfermas (L 10; 12; 19; 28; 68). Quien sabe cuidar la vida es ciertamente una persona que cultiva la esperanza en el futuro y la siembra en torno a sí”.               

Mensaje por la Paz 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.