Turín (Italia). Del 26 de julio al 14 de agosto de 2021 seis jóvenes estudiantes universitarias procedentes de Turín (Italia) vivieron una experiencia misionera en el Oratorio Centro Polifuncional S. Maria D. Mazzarello de las Hijas de María Auxiliadora de Torre Annunziata, Nápoles, Inspectoría Meridional Madonna del Buon Consiglio (IMR).

Esperienza missionaria giovani IPI

Las jóvenes participaron en el Curso de Iniciadores de Animación Salesiana Misionera organizado por la Pastoral Juvenil de las Hijas de María Auxiliadora de la Inspectoría Maria Ausiliatrice (IPI) y por los Salesianos de Don Bosco de la Circunscripción Especial Maria Ausiliatrice (ICP) y el 22 de mayo del 2021  respondieron “Aquí estoy” al Mandato Misionero, haciéndose disponibles para la Experiencia Estival.

Acompañadas de sor Cristina Stara, FMA de la Inspectoría IPI, estuvieron hospedadas en la Comunidad FMA S. Maria Domenica Mazzarello de Torre Annunziata, compartiendo con las hermanas los momentos de oración, de intercambio fraterno y de recreo.

Las jóvenes turinesas experimentaron un ritmo de vida intenso, alternando el servicio de animación con los niños del Centro diurno, los encuentros formativos con 15 jóvenes del Servicio Civil – principales destinatarios del proyecto misionero – las actividades, los juegos y los talleres con los participantes en el Verano Juvenil.  La presencia y la confrontación con sor Angela Trinchillo, FMA responsable del Oratorio, las ayudó a conocer y a introducirse con delicadeza en la realidad local.

 3 pasos, un solo camino” es el tema del Verano Juvenil propuesto a los jóvenes de   14 a 20 años, con juegos, talleres y actividades formativas que, a través de la metáfora del camino, articulado en tres pasos –“ponte en camino”, “camina” y “no te detengas” – ha orientado a los/las participantes en el gradual descubrimiento de sí mismos y de los otros, en un clima de familia y de compartición.

La creación de un Mural, que combina elementos carismáticos salesianos – la ventana de la Valponasca y la fuente de Valdocco -, la vista de Torre Annunziata, los símbolos y el eslogan del Verano Juvenil, implicó a los/las jóvenes del Oratorio para que hicieran su aportación con libertad y creatividad, en un clima de amistad significativo.

Las jóvenes misioneras, que experimentaron una estupenda acogida y petición de confrontación por parte de los jóvenes de Torre Annunziata, resumen así la experiencia:

Misión es dejarse vaciar y llenar de nuevo: de la realidad que hemos encontrado y que a menudo nos ha dejado llenas de interrogantes. Y dejarse llenar de los chicos y personas que, mostrándonos su pobreza, han desenmascarado las nuestras. Y al final, encontrarte mucho más rica que cuando te fuiste” (Giulia)

 “Desplazadas a una tierra de misión que no era la prevista, nos hemos dado cuenta de que, antes de ir lejos, está bien entregarse a quien es tu vecino. Tu misión no está definida por el destino, sino por las personas que encuentras en tu camino” (Carola)

“Las tres semanas en Torre Annunziata han sido un continuo descubrimiento de la realidad que nos circundaba y de los aspectos nuestros que nunca nos han interpelado. Al final el cansancio ha sido proporcional a las emociones y a las experiencias vividas”(Cecilia)

“La misión se ha revelado como una verdadera y propia llamada del Señor a encontrar una realidad que te incomoda, dejando silencios y a veces impotencia. Misión ha sido encontrar al Señor incluso allá donde no parece poder estar”  (Anna)

“Ir a una Misión es un entrenamiento para agrandar el corazón y hacer espacio para el encuentro con el Otro en la verdad. La misión no es solamente tocar, sino sobre todo dejarse tocar en las propias fragilidades” (Erica)

 “Misión es entrenar el corazón para el encuentro con Jesús donde menos te lo esperas: la primera tierra que trabajar han sido nuestros corazones, que han tenido que hacerse dóciles, disponibles y acogedores para hacer un hogar junto a los chiquillos que nos han acompañado en estas tres semanas” (Lisa)

“Es una experiencia que no se acaba con el fin de las tres semanas, porque se abre a un horizonte mucho más vasto: un “no pararte” que tiene perfume de infinitud, de eternidad. Es una historia hecha de encuentros: entre los jóvenes de Torre Anunciata y nosotras, chicas de Turín, con esta tierra, con Don Bosco y Madre Mazzarello y con el Señor, para llegar a comprender que la clave para una vida plena es una vida entregada” (Giulia).

ESperienza missionaria giovani IPI - Murales

1 COMENTARIO

  1. Bellissima esperienza vissuta nella gratuità sognando un futuro di speranza insieme a chi crede e cammina con noi senza fermarsi mai..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.