Fragagnano (Italia) Una animadora del Oratorio – Centro Juvenil de Fragagnano, en la provincia de Taranto, de las Hijas de María Auxiliadora de la Comunidad S. Maria Mazzarello – Inspectoría Meridional Madonna del Buon Consiglio (IMR) – explica el retorno al oratorio después del lodkdown con la propuesta “Estate alternATTIVA”, que vio la participación de un centenar de niños y muchachos. Su testimonio:

En los meses pasados parecía muy lejana la idea de un verano normal pensado y organizado en pleno estilo salesiano, y sin embargo, ahora hemos llegado al final del que ha sido seguramente un verano inolvidable para nosotros animadores, pero también para los niños y los muchachos que lo han vivido con nosotros. Recordamos como si fuese ayer, el ansia y la preocupación que nos asaltaban al sólo pensar no podernos reencontrar en aquel patio, al cual estamos tan ligados, rodeados de los niños que tanto amamos. Durante el lockdown, hemos pensado continuamente en la realización de un verano alternATTIVO, que pudiese estar a la altura de hacer a los chicos volver a encontrar la belleza de estar juntos, aunque  con las debidas precauciones.

Finalmente, después de meses de aislamiento forzado y de incertidumbre por el futuro, el 22 de junio salimos del túnel de la monotonía en el que habíamos estado atrapados durante semanas y vimos la luz de nuevo, recuperando, aunque con mucha cautela, aquella libertad y aquella despreocupación que nos habían sido negadas. El ansia de una nueva aventura que vivir con modalidades nuevas, cedió inevitablemente el paso al entusiasmo.

Por fin, el deseo de cada uno de nosotros se hizo realidad… 100 niños, después de casi cuatro meses de cierro total, cruzaron la puerta de nuestro oratorio. Inútil negar nuestra sorpresa, cerrar sus ojos avispados y creativos que conocíamos de siempre y verlos crecidos, transformados y casi irreconocibles, por el profundo deseo de libertad que escondían. Los mismos ojos, nos han acompañado un mes entero, entre las actividades de la mañana, para los más pequeños de los 3 a los 7 años, dedicados a la actividad física y motora, talleres creativos, historias contadas y las de la tarde, para los chiquillos de los 8 a los 14 años, con los deportes habituales queridos por todos, pero estudiando la manera de garantizar el distanciamiento social, y con el clásico juego de la oca que ha decretado el equipo ganador de este año.

Nos hemos tenido que adaptar, aunque con muchas dificultades, a las normas impuestas por la ley: control de la temperatura, gel higiénico, mascarillas, distancia, pero todo lo hacíamos siempre con el justo entusiasmo y sentido de responsabilidad, para alcanzar el único objetivo que deseábamos: hacer que los niños se sintiesen de nuevo en casa, aquella casa que va más allá de las cuatro paredes, y que se expande hasta 2000 metros cuadrados de patio, lugar donde unirse y compartir… tal como quería Don Bosco.

Para prolongar aún la aventura de nuestro verano alternATTIVO, hemos organizado también torneos de fútbol, voleibol, dodgeball, lanzamiento de peso y correr, para los niños de las elementales, de las medias y de las superiores, porque queríamos que se sintieran implicados y protagonistas más que nunca en este verano.  Han pasado casi seis semanas desde que todo empezó. En este período hemos tratado de hacer comprender a los niños que el estar juntos va más allá del contacto físico y que el espejo de nuestra alma son nuestros ojos, son la parte de nosotros que queda más impresa en el corazón del otro; son nuestros ojos los que descubren a los demás quiénes somos y cómo nos sentimos.

Todo es posible también a distancia… podemos hacernos verdaderamente grandes aprendiendo a transformar una situación difícil y de incomodidad en una nueva oportunidad.

Nathalia – Animatrice oratorio di Fragagnano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.