Sì, per sempre

Torino (Italia). El 13 de octubre de 2018, en el Santuario María Auxiliadora de Turín, sor Anna Bailo y sor Silvia Rubatto emitieron la Profesión Perpetua en el Instituto de las Hijas de María Auxiliiadora.

Las dos FMA esperaban este momento en oración para poder expresar con alegría la propia pertenencia a Dios en la consagración religiosa.

La Basílica estaba repleta de FMA, amigos, familiares y sacerdotes que concelebraron. El rito fue presidido por el Inspector de los Salesianos del Piamonte y del Valle de Aosta, Don Enrico Stasi, los votos fueron recibidos por la Inspectora, sor Elide Degiovanni, en representación de la Madre General, M. Yvonne Reungoat.

“El para siempre, – dijo sor Silvia – da siempre un poco de miedo, sobre todo a los jóvenes de hoy. Con los votos perpetuos, en un mundo del usar y tirar, queremos testimoniar que el amor puede durar en el tiempo. Nos hemos confiado a Dios, para que nos sostenga y nos acompañe aun cuando nos sintamos más frágiles.”

“El Señor lo pide todo – añadió sor Anna – pero la felicidad que da es plena y total. En la homilía don Enrico Stasi dijo que se logra decir para siempre por gracia y por amor. Si tuviésemos que contar sólo con nuestras fuerzas no tendríamos el valor y menos la fidelidad para llegar hasta el final. Es el amor que hemos recibido lo que nos permite darlo a nuestra vez. El para siempre se apoya en nuestra elección de vida y sobre todo en la fidelidad de Dios y en el acompañamiento de quienes nos quieren bien, por medio de la plegaria, el afecto y la cercanía. Y en particular, es la presencia de los jóvenes lo que nos empuja a estar siempre en búsqueda de lo que el Señor quiere de nosotros.”

Este paso, hecho de forma pública ante la asamblea reunida en plegaria, fue un momento de gracia para todos los que participaron en la celebración. Al final de la Eucaristía, con la procesión y la plegaria en los altares de San Juan Bosco y de Santa María Mazzarello, las dos jóvenes profesas se confiaron a los Fundadores para pedir la fidelidad al carisma en el Instituto en el cual Dios las ha consagrado para siempre.

Sì, per sempre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.