Roma (Italia). El 6 de agosto de 2019, en la Parroquia salesiana “Santa María de la Esperanza”, en Roma, hicieron su Primera Profesión en el Instituto FMA 11 jóvenes de los Noviciados Internacionales, “María Auxiliadora” en Castel Gandolfo y “Sor Teresa Valsé Pantellini” en Via Appia, Roma. Las profesas pertenecen a las Inspectorías italianas ILS, IMR, IRO, ITV y a la Inspectoría eslovena-croata SLC.

La Eucaristía Solemne fue presidida por el Inspector P. Stefano Aspettati, SDB. La Madre general de las FMA Sor Yvonne Reungoat acogió a las Profesas en el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. Estuvieron presentes algunas Consejeras generales, las inspectoras, FMA y SDB, padres y muchos jóvenes. Animaron la liturgia y el canto las Novicias de los dos Noviciados FMA y los Novicios salesianos.

Con la profesión religiosa las Profesas recordaron a los presentes que ellas no sólo tienen una gloriosa historia para recordar, sino una gran historia que contar: lo han dejado todo para seguir a Cristo por el camino de los Consejos evangélicos, para, unidas a Cristo, hacerse pan para los hermanos.

En la homilía, P.Stefano invitó a las profesas a revestirse con las actitudes de Cristo y a permanecer fieles a Su Amor. “Sed Madres de muchos jóvenes, que piden fidelidad, radicalidad y madurez educativa. María Auxiliadora, Madre Mazzarello y Don Bosco os acompañen en esta bella aventura”.

En la fiesta litúrgica de la Transfiguración del Señor, las Neoprofesas, leyendo la fórmula de la profesión, sellaron la alianza de amor con Cristo, viviendo con María para la evangelización y la educación de la juventud confiada a ellas en las comunidades donde han sido enviadas.

La Madre confirmó a cada una la acogida en el Instituto y les entregó las Constituciones, símbolo de la Alianza esponsal con Cristo, y el Crucifijo, signo de la centralidad de Cristo en la propia vida y testimonio de fidelidad de una vida consagrada al Señor para la salvación de los jóvenes.

Al final del Rito de la Consagración las Neoprofesas se confiaron a María Auxiliadora cantando Madre Confianza Nuestra, Madre Nuestra Esperanza.

La Celebración finalizó con las palabras de gratitud de las Profesas a las familias, a las comunidades, a las formadoras y a cuantos las han acompañado para realizar el proyecto de Dios en su vida.

La Madre alabó a Dios Padre por el don de las vocaciones, agradeció a los padres el haber dado a las propias hijas, deseó a cada hermana que permanezca fiel a Cristo, a la Iglesia y al carisma salesiano para construir comunidades fraternas y dar su contribución a la transfiguración del mundo. Finalmente dirigió un saludo especial a los jóvenes, reafirmando que son ellos el sentido y la alegría de la vocación y misión salesiana.

Prima Professione Religiosa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.