Roma (Italia) Del 16 al 24 de mayo de 2020, en el 5° aniversario de la publicación de la Carta Encíclica Laudato Si’ sobre el Cuidado de la Casa Común (24 de mayo de 2015), se lleva a cabo la Semana Laudato Si’, promovida por el Papa Francisco, que invita a participar y a reflexionar:“¿Qué tipo de mundo queremos dejar a los que vendrán después de nosotros, a los niños que están creciendo?(…) Renuevo mi llamada urgente a responder a la crisis ecológica, el grito de la tierra y el grito  de los pobres no pueden esperar más.  Cuidemos de lo creado, don de nuestro buen Dios creador”.

El tema escogido para la Semana Laudato Si’, organizada por el Dicastero per il Servizio dello Sviluppo Umano Integrale con el apoyo de un grupo de partner católicos, tiene como tema “Todo está conectado” (LS  117, 138) y prevé una serie de actividades, eventos y seminarios online formativos e interactivos dirigidos a construir un mundo más justo y sostenible para la Tierra y para la Humanidad (laudatosiweek.org).

La Laudato si’  ha sido escogida como un documento de profunda y eterna belleza y ha llamado a los pueblos del mundo a reflexionar más atentamente sobre el Creador y sobre lo Creado. Su visión de ecología integral, que ve conexiones entre  la forma en que tratamos a Dios, a la naturaleza y a los otros, ofrece sencillas pero íntimas verdades a propósito de la conversión que se hace necesaria para vencer el mal ecológico.

La Semana Laudato Si’ es, pues, una invitación para todas las realidades Católicas y Salesianas – en el contexto actual de la emergencia sanitaria Covid-19, conectada a la emergencia ambiental – a continuar profundizando las temáticas de la Encíclica, a reflexionar, pensar y actuar juntos promoviendo el compromiso de una conversión ecológica por medio de la educación.

La Madre General del Instituto del as Hijas de María Auxiliadora, sor Yvonne Reungoat en la  Circolare 961 escribe: “Los cambios climáticos que tenemos ante nuestros ojos reclaman una acción concertada a nivel internacional. Sabemos pero que cada cambio exige no sólo acuerdos, como el de París sobre el clima (12 de diciembre de 2015), sino voluntad política y, sobre todo, una nueva cultura que puede ser vehiculada por una nueva educación. El Papa Francisco dedica a este tema el último capítulo de la Encíclica con el título: “Educación y espiritualidad ecológica”, dos vías estrechamente conectadas para superar la actual crisis de nuestra casa común. Es en este camino que nos sentimos comprometidos a acompañar a los jóvenes, promoviendo su protagonismo para que sean custodios responsables de la creación, conscientes de que es un camino de conversión que dura toda la vida. Se trata de un reto educativo que juntos, sobre todo con los jóvenes, estamos llamados a afrontar con esperanza. “Los jóvenes tienen una nueva sensibilidad ecológica y un espíritu generoso – subraya el Papa  – y algunos de ellos luchan de modo admirable por la defensa del ambiente, pero han crecido en un contexto de altísimo consumo y de bienestar que hace difícil la maduración de otros hábitos. Por esto nos encontramos ante un desafío educativo” (LS, n. 209)».

El evento de la Semana Laudato Si’ concluye el 24 de mayo de 2020 con una jornada mundial de plegaria. A las 12:00  (hora italiana)  se  recitará una Preghiera  en comunión con todo el mundo.

“La Iglesia no se cansa de ofrecer […] su obra al mundo, en la conciencia de que el desarrollo integral es el camino del bien que la familia humana está llamada a recorrer”.  (Papa Francesco)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.