Phnom Penh (Camboya) Con la creciente preocupación y los problemas económicos ligados a la pandemia COVID-19, la Inspectoría María Nuestra Ayuda de Camboya Myanmar (CMY) ha acogido el reto de responder a las necesidades de las familias pobres de los estudiantes de las Escuelas de las Hijas de María Auxiliadora que han sido duramente atacadas por la crisis. A causa de la situación de emergencia, algunas fábricas en las que trabajan la mayoría de los padres, han sido cerradas, creando una situación difícil para muchas familias. Con la clausura de las escuelas, además, los niños/as, alumnos de la Escuela de la Infancia y Primaria, que podían beneficiarse de un almuerzo nutritivo y gratuito distribuido por la escuela, han perdido esta oportunidad.

Otra realidad a la que vienen respondiendo las FMA, es la de Yangon, Myanmar. Siendo la ciudad con el mayor número de habitantes de Myanmar, con la clausura de las actividades y la imposición de permanecer en casa, muchas categorías de trabajadores, entre los cuales los conductores de trickshaw  (47 familias) y algunas familias que habían sido afectadas por el Ciclon Nargis en el 2008 (el Ciclón destrozó los pueblos de Wartaya y Leikon), no tienen dinero para comprar víveres y lo necesario para el mantenimiento cotidiano.

Considerada la situación, las FMA han decidido tomar la iniciativa de ayudar a estas familias distribuyendo paquetes de víveres para sostenerlas por algunas semanas durante esta difícil crisis.

Gracias a la generosidad de algunos amigos y bienhechores de Singapore, Hongkong e India, las FMA de Phonom Penh consiguieron los fondos necesarios para comparar y distribuir víveres a las familias más necesitadas. Al poco de llegar las primeras ayudas, las hermanas de la Casa Inspectorial han iniciado la preparación de paquetes de alimentos de 10 quilos con arroz, aceite, conservas de pescado, azúcar, pasta, leche condensada, para 200 familias. El proyecto de las FMA, que prevé la ayuda de Caritas (Singapore), consiste en alcanzar a casi 1900 familias en Camboya y Myanmar en la distribución de géneros alimenticios que las pueden ayudar durante algunas semanas. 

Otra iniciativa tomada por dos comunidades FMA en Myanmar, con Centros de Producción en Yangon y Anisakan, es la producción de máscaras y camisas protectoras para trabajadores sanitarios, en particular para los enfermeros que trabajan con las personas afectadas por el COVID-19. Son pequeños gestos de bondad y solidaridad que, puestos en conjunto, pueden ser fuente de esperanza para los que están en la necesidad en este momento de crisis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.