Manaos (Brasil). Sor Carmelita Conceição, Inspectora de la Inspectoría Laura Vicuña de Manaos (BMA), cuenta en una entrevista cómo las FMA están viviendo la situación de Pandemia del Covid-19 que rápidamente ha castigado toda la Amazonia.

El 18 de mayo de 2020 la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), a través de un Comunicado de Prensa, presentó la difícil situación de la Amazonia, ”ahogada entre la pandemia covid-19, que afecta a seres humanos ya muy vulnerables, y el aumento incontrolado de la violencia en los territorios”.

En los diversos Países de la Panamazonia, la Iglesia se hace eco de las llamadas y peticiones de ayuda en un contexto que amenaza la supervivencia de este bioma y de sus pueblos: “Aun cuando la pandemia ponga los frenos a la economía, el tamizado del oro (garimpo) y la deforestación  ilegal de las tierras indígenas del continente continúan a plena capacidad”.

La REPAM, por esto, pide una acción unitaria a los pueblos indígenas de la Amazonia, a la sociedad civil de la Panamazonia y del mundo, a la Iglesia Católica y a todas las confesiones religiosas que se preocupan de la Creación, a los gobiernos, a las Instituciones Internacionales pro  derechos humanos, a la comunidad científica, a los artistas y a todas las personas de buena voluntad, para unir los esfuerzos en defensa de la “Querida Amazonia, con todo su esplendor, su drama y su misterio” (QA 1).

 ¿Cómo ha cambiado la vida en las comunidades FMA de la Inspectoría? Como en Caná, en este tiempo de pandemia hemos afrontado el reto de escuchar la voz de Jesús a través de María que recomienda hacer lo que Jesús nos pide: “Vivir y compartir la fe como un tesoro que nos da la fuerza de afrontar con esperanza todo lo que está ocurriendo en el mundo” (Cir. 997).Las FMA de la Inspectoría BMA desde marzo de 2020 siguen las directrices del Gobierno sobre el distanciamiento social. La Amazonia está duramente castigada por la pandemia de Covid-19, que difundida inicialmente en las Capitales y en los territorios adyacentes, está avanzando hacia el interior, en las áreas indígenas y en las fronteras.

Cada Comunidad en la Inspectoría BMA ha reorganizado sus jornadas, optando por dedicar más tiempo a la plegaria comunitaria y a la adoración eucarística cotidiana, con la intención de rezar por el fin de la pandemia, por las víctimas del Covid-19, por los trabajadores sanitarios en primera línea, por el gobierno, y agradecer a Dios los muchos gestos de cercanía. Se ha constituido un gran pueblo global de esperanza y de solidaridad, a partir del cuidado recíproco dentro de las Comunidades.

¿Cómo vais al encuentro de las necesidades de la gente?            

Las FMA de la Inspectoría colaboran con diversas Instituciones que luchan por el derecho y la defensa de la población más vulnerable, sensibilizando y organizando la recogida de los bienes de primera necesidad para las familias que no tienen comida, ni condiciones higiénicas, y para los que se han quedado sin casa y sin trabajo.

 A través de la la Rede Amazônica de Solidariedade e Resistência di Belém, una red formada por diversas Instituciones y Congregaciones religiosas para la recogida de fondos y ayudas para reducir los impactos de la pandemia en las famílias con dificultades, ha organizado iniciativas de solidaridad en las que han participado también los jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano.

La Comunidad B. Laura Vicuña de Puerto Viejo ha respondido con creatividad a las necesidades de los empleados  animándolos y suministrando paquetes de bienes alimenticios. Dos veces a la semana, las FMA colaboran con el Seminario de la Archidiócesis en el proyecto ”Es tiempo de amar y servir”, que ayuda cotidianamente a los sin techo ofreciendo el almuerzo, la posibilidad de tomar una ducha y lavar los vestidos.

La solidaridad llegó a través del Economato General del Instituto de las FMA, que envió a la Inspectoría BMA una donación de la Inspectoría japonesa Alma Mater (GIA), constituida por paquetes de alimentos que se distribuyeron a los migrantes venezolanos de la Casa del Migrante – Abrigo D. Joao Batista Scalabrini  y a las comunidades indígenas en la Campaña de la Archidiócesis de Manaos. En cada paquete las FMA colocaban una carta con la “Plegaria en tiempo de fragilidad”, para llevar esperanza. En colaboración con Mesa Brasil, la Red Nacional de los Bancos de Alimentos y la Fundación Banco del Brasil, se han distribuido 250 paquetes con alimentos y material higiénico-sanitario a las familias que frecuentan el Centro Social San Benito  y otras familias de la zona, en colaboración con la Pastoral del Niño.

Las FMA de la Comunidad Madre Ángela Vespa de Manicoré en los fines de semana, antes de la pandemia, animaban el oratorio en la periferia. La preocupación es que sin actividad los niños se vuelven más vulnerables, pero las hermanas también a distancia están en contacto con el coordinador de la Comunidad San Expedito para monitorear la situación. La Directora de Educación de Nuestra Señora de las Gracias  hizo una donación de comidas para distribuir a las familias de los niños del oratorio.

El 24 de mayo, Fiesta de María Auxiliadora, en solidaridad con las personas más pobres que viven en el barrio de Pedrinhas, en Salinas, las FMA prepararon varios Kit con material higiénico acompañado de una medallita de la Auxiliadora y de un pequeño texto con  la narración de las ayudas que Don Bosco llevó a la ciudad de Turín castigada por la epidemia del cólera en el 1854.

¿Qué iniciativas se han planificado para las Escuelas y las Obras Sociales?

Las Escuelas han seguido las líneas guía  proporcionadas por los Departamentos de la Educación del Estado y de los Sindicatos del trabajo, organizándose en base a los recursos disponibles. Las actividades pedagógicas han afrontado el reto más grande de la sostenibilidad financiera, y en abril, en una asamblea, la Red de Escuela Brasileña-RSB ofreció una ayuda concreta para ir al encuentro de las escuelas con más dificultades por el impago de las cuotas mensuales y debido al desempleo. Además, la Red de las Escuelas del Brasil puso gratuitamente a disposición de los estudiantes el Material Digital

Con el objetivo de acompañar a los estudiantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje, del 30 de marzo empezó la actividad formativa a distancia, promoviendo actividades pedagógicas y asegurando, según  la tradición salesiana, los “buenos días” online cada día.

La comunidad educativa (administración, profesores, equipo pedagógico-pastoral) no ha medido los esfuerzos para adaptarse a este nuevo modo de enseñar: ha sido necesario reinventarse y descubrir nuevos instrumentos de trabajo, después de una semana de formación y de programación.

La Casa familia  Mamá Margarita de Manaos elaboró un “Plan de emergencia y de prevención por el contagio del Covid-19”, para los niños y los adolescentes que participan en el Servicio de Acogida Institucional, con el compromiso de informar, prevenir y reducir el riesgo de contagio de los invitados y de los colaboradores institucionales.

En el  Centro Social Madre Mazzarello (CESMAZZA) de Puerto Viejo, un equipo constituido por empleados y voluntarios asiste online cotidianamente a las familias, con aclaraciones y ayuda de emergencia, dependiendo de la situación familiar (enfermedad, violencia, etc.) y favoreciendo el acceso a plataformas virtuales a los que no tienen medios. Además, activó campañas de solidaridad, a través de las cuales se ha ayudado a casi 200 familias. Se prepararon 300 paquetes con los alimentos de base para distribuir a las familias; 20 paquetes se distribuyeron a Vila Princesa, a los residentes vecinos a la descarga y 20 en Cristal de Calama. Gracias a la colaboración con las organizaciones del territorio, además de los paquetes, se distribuyeron 400 mascarillas y otros bienes alimenticios.

Durante este período muchas personas se han dirigido a las FMA para recibir ayuda y unas y otras responden confiando en la misericordia de Dios, conscientes de que no se trata sólo de un drama para la humanidad, sino de un tiempo de salvación, un Kairós.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.