Home La Consejera Visitadora Sor Silvia Boullosa

Sor Silvia Boullosa

Suor Silvia Boullosa
Sor Silvia Boullosa – Consejera Visitadora

Nace en Montevideo (Uruguay) el 6 de marzo de 1963. Tiene un hermano gemelo. A la edad de 10 años conoce a las FMA y de ellas recibe la formación religiosa. Entusiasta del carisma salesiano, pronto entra a formar parte del Movimiento Juvenil Salesiano y se hace animadora del mismo. En este contexto siente la llamada del Señor a seguirlo más de cerca. Emite la primera Profesión Religiosa en Villa Colón (Uruguay) el 24 de enero de 1985.

Estudia Magisterio y es profesora por cinco años, período en el que anima la pastoral escolar y trabaja en el oratorio. Se entrega, con gran compromiso, a la promoción de las mujeres pobres y sigue de cerca y con pasión a los jóvenes en situación de gran necesidad y riesgo. Completa su preparación de Formadora y por diez años acompaña a las jóvenes en las distintas etapas de preparación a la Vida de Consagración como Hijas de María Auxiliadora: Aspirantado, Postulantado y Juniorado.

Anima, junto a las hermanas de la comunidad, la parroquia “San Lorenzo” de Montevideo, asignada por el Arzobispo a las FMA, ya que desde 1973 es animada por las religiosas. En este período es Animadora de Comunidad, tiene la responsabilidad de la Dirección del Centro de Educación no formal, es miembro del Consejo y del Equipo Inspectorial y se ocupa de las obras sociales de la Familia Salesiana. Es Vicaria Inspectorial y desde el 2007 Inspectora de la Inspectoría Immacolata Concezione (URU), y Presidenta de la Conferencia Interinspectorial del Cono Sur de América Latina (CICSAL).

En el 2008 participa en el Capítulo General XXII por primera vez. Resulta elegida por la Asamblea Capitular como Consejera Visitadora. Sor Silvia acepta el mandato y citando las palabras de Madre Mazzarello, subraya el coraje que infundía a las hermanas que partían hacia la primera tierra de misión, propiamente Uruguay.

Durante el Capítulo General XXIII, se le pide continuar el mandato de Consejera Visitadora por otros seis años y responde con disponibilidad confiándose a María.