Timor Est

Timor Est Dili. En estos últimos días nuestra atención se ha dirigido a la población de Timor Est, víctima nuevamente, de la violencia. Leemos en la agencia Misna (agencia de noticias misioneras) que en la capital Deli, ha habido conflictos armados entre soldados y ex militares expulsados hace un mes por desertar del ejército de Timor (Fdtl). Hasta ahora se cuentan una decena de víctimas, pero no es posible todavía hacer un balance exacto. Mucha gente ha abandonado sus viviendas por miedo a quedar implicada y han pedido hospitalidad a religiosos entre los cuales a los salesianos y a las fma como así lo transmitió el ministro de Exteriores de Timor José Ramos-Horta en la radio nacional neocelandesa: “Decenas de miles de personas huidas de sus casas están ahora por suerte, albergados dentro y fuera de la ciudad. Se siente siempre un miedo palpable entre esta gente que teme nuevas violencias”.
Entretanto el Consejo de seguridad Onu ha lanzado un llamamiento “A todas las partes implicadas, para que pongan fin a la violencia y participen en el proceso democrático respetando los derechos humanos y absteniéndose de cualquier acto de intimidación”, como dijo el representante del Congo Brazzaville Basile Ikouebe, que preside por este mes el organismo.
Por consiguiente la situación está todavía en suspenso si bien parece que la capital está particularmente comprometida.
En Timor hay 8 comunidades fma, 3 en la capital Dali, testigos ya de otros momentos de crisis cuando la nación luchaba por su independencia.
Entre las hermanas que trabajan en Timor está también sor Alma Castagna, oriunda de Lecco, licenciada en medicina, y en Timor desde 1992 que ha recibido del presidente de la República italiana la condecoración de Ufficiale dell’Ordine “al merito de la Republica Italiana”, con ocasión del día de la mujer, concedido a mujeres “que se han distinguido en la cultura, en la ciencia y en lo social”. Sor Alma vive ahora en Venilale, y está implicada como médico, pero no únicamente, en el orfanato con más de un centenar de muchachos, en la casa de acogida para mamás y niños, en la escuela profesional y en el noviciado. Creemos que esto es un reconocimiento al trabajo que todas las fma realizan en esta tierra, permaneciendo junto a la gente sobre todo con los más pobres e indefensos.

Escribir un comentario
No hay comentarios a esta entradam.
Sé el primero en comentar!

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.