Escuchar el grito de la tierra y el grito de los pobres

Roma (Italia). El 6 de agosto de 2015, el Papa Francisco instituía una jornada de ‘Oración por el cuidado de la casa común’: «Compartiendo con el querido hermano, el Patriarca Ecuménico Bartolomé, las preocupaciones por el futuro de la Creación […] deseo comunicaros que he decidido instituir, también en la Iglesia Católica, la “Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación” que, a partir de este año, se celebrará el 1 de septiembre, como se viene haciendo, desde hace tiempo, en la Iglesia Ortodoxa».

Con estas palabras el Papa reafirma lo que ya había escrito en la Encíclica “Laudato si” e invita a todos a escuchar el grito de la tierra y el grito de los pobres, que son quienes más sufren los desequilibrios ecológicos. La Jornada es una oportunidad para renovar el compromiso personal, de dar gracias a Dios por las maravillas de la Creación que ha dado a sus hijos y asumir, con decisión renovada, la responsabilidad frente a la crisis ecológica del planeta, para emprender el camino de una verdadera conversión ecológica.

El Mensaje para la Jornada 2017 tiene un marcado carácter ecuménico, porque ha sido preparado conjuntamente por el Papa Francisco y por “el querido hermano Bartolomé”, Patriarca Ecuménico de Costantinopla.

Conferencias episcopales de todo el mundo y Organismos nacionales e internacionales, comprometidos en el ámbito ecológico, han difundido orientaciones y recursos para llevar adelante la iniciativa.

« Unidos en un mismo interés por la creación de Dios y reconociendo la tierra como un bien a compartir, invitamos fervientemente a todas las personas de buena voluntad a que el 1 de septiembre dediquen un tiempo de oración por el medio ambiente. Con este motivo, queremos dar las gracias al Creador amoroso por el gran don de la creación y comprometernos en su cuidado y preservación por el bien de las generaciones futuras. Después de todo, sabemos que nuestro trabajo es en vano si el Señor no está a nuestro lado (cf. Sal 126-127), si la oración no está en el centro de nuestra reflexión y celebración. En efecto, un objetivo de nuestra oración es cambiar el modo en que percibimos el mundo para modificar la manera de cómo nos relacionamos con él. El objetivo de nuestro compromiso es el de empeñarnos en alcanzar una mayor simplicidad y solidaridad en nuestras vidas ». (Mensaje conjunto del Papa Francisco y del Patriarca Ecuménico Bartolomé para la Jornada Mundial de Oración por la Creación).

La Conferencia Episcopal Italiana (CEI), ha elegido como tema: “Un mundo para amar y para viajar”, aludiendo a la condición humana de eternos viajeros. “En el perímetro de nuestro corazón, y en las fronteras de la tierra, casa común que llamamos 'madre' y 'hermana' pero que a menudo tratamos y herimos, como si fuese una extraña”.

Ya dijo el Papa Francisco: “Dios perdona siempre, los hombres perdonamos algunas veces, pero la naturaleza no perdona nunca y, si tú no la cuidas, ella te destruirá” (Audiencia general, 21 de mayo de 2014).

El desafío ambiental que vivimos y sus raíces humanas, nos alcanzan y tocan a todos. ¿Qué nos depara el cambio climático? ¿Por qué falta el agua?, ¿por qué hay inundaciones, tsunamis, contaminación ambiental y ocurren tantos otros fenómenos naturales? Esperamos sintonizarnos con el movimiento ecológico mundial, que ha recorrido ya un largo y hermoso camino, para favorecer una educación ecológica y una espiritualidad que nos lleve a ser ‘alabanza viviente’ al Creador del Universo, conscientes de que cada una de nuestras acciones repercute positiva o negativamente sobre el bien común.

Texto íntegro del mensaje en varias lenguas:

Preghiera

Escribir un comentario
No hay comentarios a esta entradam.
Sé el primero en comentar!

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.