Rivista DMA

En el corazón

En el corazón

Este número de la Revista está dedicado a la Palabra que se hace lenguaje, comunicación en las categorías humanas de la relación y de la comunión, de la escucha, del silencio, de los gestos. Por el Concilio Vaticano II sobre todo, la Palabra entró en los caminos de los creyentes, invitados a profundizarla y comunicarla con la propia vida, con coherencia. Sólo entrando en el corazón de la Palabra se la puede hacer camino de evangelización, anuncio de una Buena Noticia que inquieta y trae esperanza.

El DMA nos ayuda a reflexionar sobre los recorridos que hacen eficaz la comunicación de la Palabra, para una nueva evangelización. Se requieren ante todo, se afirma en el Dossier, autenticidad, claridad, sencillez, capacidad de escucha y de silencio. La escucha de la Palabra, en particular, ha de conjugarse con la escucha de la realidad y de cada persona en lo que es y expresa. El silencio, parte integrante de la comunicación, es estrategia eficaz de evangelización y condición para que las palabras sean densas de contenido. Condición para hacer callar el moralismo, la superficialidad, el juicio destructivo, la competición: elementos peligrosos para la eficacia de la Palabra.

Palabra y palabras implican una comunicación que se interroga sobre el ‘cómo’ ser creíbles hoy, en un tiempo de intolerancia por las demasiadas palabras que no dicen nada; también cuando aparecen cautivadoras y creativas. En este momento histórico, el ‘cómo’ se hace visible en Testimonios como el Papa emérito Benedicto XVI y el Papa Francisco. Son sus gestos los que ‘hablan’, los que suscitan resonancias, y no sólo en los creyentes.

El profetismo de Benedicto se expresa en la trama habitual de un servicio evangélico de sabiduría y entrega total a la Iglesia, en los años de Pontificado y en la vida de siempre. Signo de puro servicio ha sido la opción valiente y libre de la renuncia a Sucesor de Pedro, expresando con limpidez sus motivos.

Profeta mandado por Dios es Papa Francisco, pastor con el corazón de Cristo y, como Él, custodio de los más débiles, de los pobres, de cuantos a menudo son confinados en la periferia del corazón. Un testimonio que está encarnando la pobreza como gratuidad, defensa de los últimos, capacidad de dialogar con todos. Sus palabras, pocas, claras, eficaces, van derechas al corazón y sostienen a los creyentes en el compromiso de caminar, edificar, confesar, con el estilo de la valentía, de la ternura y de la misericordia. Mensajes de alegría, los de Papa Francisco, nunca disociada de la Cruz. Atraen a gente de toda edad y condición, mujeres y jóvenes, que el Papa exhorta: “Queridos jóvenes, no dejéis que os roben la esperanza”.

Testimonios de hoy, creíbles porque centrados en el corazón de la Palabra.

gteruggi@cgfma.org

 

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.