Rivista DMA

Vivir para el Evangelio …

Vivir para el Evangelio ...

… Porque es raíz que alimenta nuestro crecimiento y porque todo en la vida cristiana tiene como la finalidad el Evangelio. Vivir para el Evangelio tiene valor causal y final. Es pasión que hace arder el corazón y dinamiza la acción. Es luz que enciende la mirada que tiende al futuro. Estamos en la cercanía de la celebración de la XIII Asamblea general del Sínodo de los Obispos. (Roma, 7-28 octubre). Una oportunidad para intensificar la oración y profundizar su tema “La Nueva Evangelización para la transmisión de la fe cristiana”.

Benedicto XVI ha querido enlazar el acontecimiento del Sínodo con el inicio del Año de la Fe, encontrando a los Obispos de la CEI en mayo, justificó su coincidencia. “La misión antigua y nueva que tenemos delante es la de introducir a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo en la relación con Dios, ayudarles a abrir la mente y el corazón a aquel Dios que les busca y quiere hacerse cercano a ellos, guiarlos a comprender que cumplir su voluntad no es un límite a la libertad, sino que es ser verdaderamente libres (…). Dios es el garante, no el competidor, de nuestra felicidad, y donde entra el Evangelio, y por lo tanto la amistad de Cristo, el hombre experimenta que es objeto de un amor que purifica, enfervoriza y renueva, y hace capaces de amar y de servir”.

El Papa ha explicado que el Año de la Fe favorecerá un conocimiento “más profundo de las verdades que son la linfa de nuestra vida” para conducir al hombre de hoy “al encuentro con Jesucristo”.
Nueva Evangelización es en realidad encuentro renovado con ¡Jesús vivo!

La Madre en la circular nº 922 nos ha ofrecido orientaciones para no pasar con indiferencia ante un momento tan vital de la Iglesia, y nos ha invitado a “reflexionar sobre este acontecimiento… como una llamada urgente a desvelar el camino de la santidad y a animarnos a encontrar senderos nuevos para irradiar el Evangelio”.

De Evangelización hablamos con pasión y alegría en este número de la Revista: compartimos con sencillez experiencias de vida de fe, sintiéndonos activamente implicadas en el camino eclesial, como lo estarían Don Bosco y Madre Mazzarello, para los que “evangelizar no ha sido adoctrinar, sino testimonio, mediante la palabra y la acción, de un amor concreto a Dios y a los jóvenes”.

El 1 de junio murió Sor María Rampini, durante varios años redactora de nuestra revista DMA. La recordamos con gratitud: una mujer que vivió para ¡el Evangelio!

gteruggi@cgfma.org

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.