Rivista DMA

La casa de la felicidad

La casa de la felicidad

Era el 9 demayo de 1837 y enMornese, en el Monferrato, nacíaMaría DominicaMazzarello. A los 35 años, con un grupo de mujeres jóvenes, se convertía en Hija de María Auxiliadora, el 14 demayo de 1881, enNizza, Dios la llamaba a sí.
Esta es la trama de un diseño extraordinario, un proyecto valiente surgido como respuesta a la necesidad de vida y de esperanza de los jóvenes.
Hemos llegado ahora a unameta ya anunciada por la Madre y por el Consejo General y esperada por las FMA y comunidades educativas en todo elmundo; la producción de un nuevo filmsobre su figura. Sor Caterina Cangià ha cuidado la escenificación y ha acompañado la producción entera. Como estaba previsto, la difusión tendrá lugar antes del 5 de agosto próximo, fecha que señala el 140 aniversario de fundación del Instituto.
El filmque dura alrededor de 100 minutos, es una ficción con usanzas; “narra” aMaría Dominica, su tiempo, su tierra, su vida, su carisma. Y su prolongación en la historia, hasta nuestros días. Se dirige a todos, porque está construido con claridad, rapidez de lectura, información, formación y ¡emoción!
A la pregunta “¿qué comporta este proyecto hoy, por parte de un Instituto religioso, frente a otras urgencias?”, Sor Caterina habíamanifestado que ha sido una elección fundada en el amor por María Dominica y con el deseo de darla conocer y amar. La petición de un nuevo film ha llegado de las Hermanas y de las comunidades educativas. Es urgente comunicar y hacer ver, con un lenguaje entendido por todos – el del cine – que custodiamos un carisma extraordinario a declinar hoy.
La clave de lectura del film está en tres palabras que son otros tantos compromisos de vida: amor, relaciones, pasión educativa.
Amor por Jesús, por la familia, las amigas, la naturaleza. Todo se hace por amor, todo se vive en el amor.
Las relaciones se construyen en el diálogo, la comprensión, la atención al otro, al pequeño. Se viven con sencillez, en el tejido cotidiano en el que se unen la formación y la
educación. Son, sobre todo, el resultado de una gran, festiva relación; aquella con Jesús. La pasión educativa, porque las jóvenes están siempre ‘presentes’; todo se hace por
ellas, para que aprendan un oficio, no incurran en los peligros, se diviertan, estén alegres. Para que crezcan bajo lamirada deMaría, madre que se interesamás que cualquier
otra cosa.
La santidad – nos dice el film– es posible, es cotidiana, es fuente de felicidad la podemos vivir y hacer que resplandezca en torno a nosotros caminando en el surco de un carisma.

gteruggi@cgfma.org

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.