Rivista DMA

Estar con…

Estar con... “Cuando hago una fuerte experiencia de diálogo con Dios en la oración, sobre todo en la Eucaristía, siento una fuerza renovada para dialogar y encontrar con bondad y apertura a las personas con las que vivo”, me decía una hermana hace unos días. El encuentro en profundidad – estamos todas convencidas de ello – está en la raíz de cada una de nuestras relaciones interpersonales, es la premisa, la condición para el verdadero encuentro con las personas. A distintos niveles. En el plano educativo; donde a menudo el precio de un encuentro que hace crecer implica también el saber tomar decisiones emotivamente difíciles, cuando un bien mayor lo requiere. El encuentro se hace cercanía, acogida, escucha, firmeza, hospitalidad. En el plano intercultural e interreligioso; don-de el diálogo es el camino para sanar los desgarros de un “mundo desgajado”. Respecto a la naturaleza: en una relación de respeto, de incremento de los recursos, también con el cuidado de una “agricultura sustentable”. En el plano virtual: un espacio de relación, habitado con cada vez mayor frecuencia sobre todo por los jóvenes. Que, sin embargo, no ha de disminuir la relación humana. El verdadero encuentro: no necesita muchas palabras. Hay un diálogo de la vida que se expresa en el actuar juntos, en la comunión de los gestos, en la fecundidad del signo. Nosotros tenemos la certeza de que es encuentro auténtico si se alimenta en el Encuentro pro
fundo con Aquel que da sentido a todos los otros encuentros.
Lo dice de forma poética S. María Pía Giudici, en un texto del 2 de febrero pasado. Lo tituló Estar.

“Estar contigo como el sarmiento con la vid y
en la vid.
Estar contigo como la pequeña yema
con su árbol grande.
Estar contigo como la cima del árbol
con el aire azulino,
como sus raíces con la tierra
que le alimenta.
Estar contigo como la amada
con Aquel que le ama.
Estar contigo
en la primacía de la contemplación
desembrollándose de presuntas urgencias
de jaleo.
Estar contigo
aprendiendo el alto silencio del corazón
donde tu Palabra tiene lugar y voz
para comunicarse.
Estar contigo
¡oh Fuente de la vida!,
para que la Palabra límpida brote en nosotros
y desde nosotros se deslice
repleta de Amor Nuevo
y alcance el corazón de los jóvenes.
¡Oh Maestro, Esposo Señor!
estar contigo es el secreto que salva
el futuro del mundo”.

 

gteruggi@cgfma.org

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.