Rivista DMA

Don de un futuro

Don de un futuro Por lo general los jóvenes tienden a mirar más lo que ha de venir que al pasado, aunque por miedo al futuro eligen, a veces, ignorarlo y viven concentrados en el presente. Sea como fuere, advierten el empuje hacia delante. Decir "siempre se ha hecho así" suscita rechazo porque revela lo estático y se interpreta como tentativa de detener lo nuevo y cada expresión de creatividad.
Y, sin embargo, no podemos hacer a menos del pasado, porque “la memoria es fuente de identidad para hoy; memoria e identidad conjugadas juntas son apertura y garantía de futuro”. Si es así, es fundamental para nosotros mirar al pasado con perspectiva de futuro. No con la nostalgia de lo que se ha hecho siempre o con la seguridad que deriva de ello, si-no como “provocación a la fidelidad en el hoy”, como “invitación a reanimar según las exigencias actuales” una pasión educativa que ha llevado a muchas Hermanas a ser respuesta al grito de los jóvenes.
En Septiembre de 2008, con el Capítulo apenas iniciado, S. Grazia Loparco presentó una relación sobre el tema: Huellas de amor preventivo en la historia de las FMA. Interesantes algunas consideraciones de punto de partida, centradas en torno a la idea del don de un futuro: “La historia nos muestra que las cosas no han de ser necesariamente lo que son, y que ésta puede abrirse a un futuro inesperado. (…) La historia nos introduce en una comunidad más amplia de aquella en la que vivimos hoy. Descubrimos que somos miembros de la comunidad de los santos y de la comunidad de nuestros predecesores. Nosotros confrontamos nuestras percepciones con su testimonio, y ellos nos invitan a una visión más amplia de la que podríamos tener en los angostos confines de nuestro tiempo”. El impacto de la relación ha sido tan convincente, que de la asamblea capitular surgió la decisión de constituir un grupo internacional para favorecer la búsqueda, la documentación, el estudio de la historia del Instituto. Concretada luego en la Programación del sexenio en la que, entre otras cosas, se invita a “promover en las comunidades inspectoriales el retorno a las raíces carismáticas con un adecuado conocimiento de los Fundadores y de los Patronos del Instituto que despierte la pasión por Cristo y por las jóvenes y los jóvenes y avive la conciencia de la presencia de María en nuestra misión” (Programación del Consejo General 2.1., p.13).
A la pregunta planteada recientemente al Cardenal Carlo María Martini: “¿Cómo tendrían que comportarse los adultos con los jóvenes para poder transmitir el Cristianismo y hacer que florezca?”, la respuesta fue: “Entrega a tus hijos un mundo que no esté arruinado. Haz de forma que estén enraizados en la tradición, sobre todo en la Biblia. Léela junto a ellos. Ten profunda confianza en los jóvenes, ellos resolverán los problemas. No olvides de darles también límites. Aprenderán a soportar dificultades e injurias si para ellos la justicia cuenta más que todas las otras cosas” (Conversaciones nocturnas en Jerusalén 2009).

gteruggi@cgfma.org

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.