Rivista DMA

Mujeres apasionadas

Mujeres apasionadas En la conclusión de las Líneas orientadorasde la misión educativa se lee que “la casa del sentido es la vida cotidiana”. En efecto, en lo cotidiano, más que en lo extraordinario se juega el compromiso por la vida, para construir el futuro, para realizarse como personas. Allí es el lugar en el que el signo puede traducirse en expresión concreta que hace visible un valor. Precisamente en lo cotidiano encontramos el sentido del ser, del hacer, de las opciones de cada momento. Normalmente nuestra vida se construye sobre cosas sencillas, sobre el amor recibido y dado, sobre las relaciones, sobre la fatiga, a veces sobre la duda o sobre la esperanza. Quien tiene corazón y ojos límpidos descubre en el don de cada día motivos para renovarse, para descubrir lo inédito en sus repliegues de sorpresa grata o de contrariedad amarga.

El Capítulo General XXII ha implicado de forma activa a cada FMA y ha creado expectativa de novedad. Navegando por el sitio web del Instituto, entre las páginas del Forum, se leen expresiones que hablan de deseo de aire fresco para nuestras comunidades. Las mismas capitulares se han preguntado: ¿Qué novedad podemos ofrecer a las Hermanas, a los jóvenes, a los laicos que comparten nuestra misión? Éste queda como un reto para cada una, una provocación para abrir caminos de futuro a traducir en lo cotidiano.

El presente número del DMA permite entrever respuestas a este reto e introduce a la reflexión sobre la responsabilidad de cada una de asumir y llevar a lo cotidiano – la casa del sentido – las intuiciones maduradas durante el Capítulo y entregadas a cada FMA. Ser mujeres apasionadas puede ser una entre las muchas respuestas. Mujeres que saben leer el Más Allá en sí mismas y en la realidad de todos los días. Sin resignarse a lo repetitivo, aún cuando las personas, los gestos, los horarios, los eventos son siempre los mismos. Un corazón apasionado está literalmente invadido de amor, sabe esperar, sabe descubrir en las vicisitudes ordinarias el germen de lo nuevo escondido que puede salir a la luz.

“¿Qué es lo que más os ha impresionado durante el Capítulo?”, se preguntó a algunas de las participantes. “Las 193 capitulares eran mujeres apasionadas – ésta una respuesta – que participaron en todo: reflexión, oración, debates, recreos, paseos. Demostraron un gran amor al Instituto también a través de¡expresiones diferentes y discordantes!”. Quizás en nuestras comunidades necesitamos introducir estremecimientos de pasión – pasión por Cristo y por los jóvenes – aún con nuestras diferencias, hacer de cada jornada una oportunidad de cosas inéditas y buenas, construyendo puentes de esperanza y de novedad. Esto, nadie lo decide por nosotras; el disparo de salida viene únicamente de la libre opción de cada una. Así hicieron las mujeres de Jerusalén siguiendo a Jesús hasta el cumplimiento de su pasión. La primera entre todas María, que permaneció en pie junto a la cruz.

gteruggi@cgfma.org

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.