Rivista DMA

Juntos

Juntos Una semana de permanencia en Cesuna,localidad de montaña a 1000 metros de alti-tud, rodeada de amplias extensiones deabetos, con panorama de las Dolomitas ve-necianas; desde hace algunos años, el gru-po de redacción de DMA se reúne sistemá-ticamente para un tiempo de revisión yprogramación. El ambiente comunitario yel clima del grupo hacen de óptimo sopor-te a la búsqueda y a la revisión.
También en agosto de 2006 la reflexión hasido intensa, el trabajo apretado. Lo queguía al grupo es el deseo de hacer la Revis-ta viva, propositiva, compañera discreta pero capaz de orientar el camino formativode la FMA. En efecto, ésta es la identidad denuestro periódico.

En el encuentro de agosto nos dejamos sor-prender por un sueño, que expresamoscon este deseo; la revista DMA sea espacioabierto también a los laicos, a las laicas quecon nosotras comparten la misión. En mu-chas casas nuestras está madurando cadavez más la convicción de que estamos lla-madas a formarnos juntoscomo comuni-dad educativa, según lo específico de lasrespectivas vocaciones. Lo hemos captadoen los encuentros de revisión del año pasa-do. Lo constatamos en las programacionesinspectoriales que se nos envían. A menu-do nos estamos diciendo que el carisma recibido no es exclusiva nuestra; hay quecompartirlo en amplio radio.

El tema formativo propuesto por la Revistaen este 2007 sigue la línea del tratado el añoanterior. Continúa la lectura profundizadade las Constituciones en la óptica de la mi-sión educativa, con la mirada a la vida en suentrecruzarse cotidiano. Las Líneas orienta-doras de la misión educativa, constituyen lamediación que acompaña este proceso deprofundización, sobre todo a través de los Dossier.

Nuestro camino formativo de educadoraspuede acudir a la nueva sección sobre María, que se inspira en la Escritura y en lasConstituciones, y a la sección La lámparadeprofundización de los temas fundamenta-les de nuestra Espiritualidad.En la secciónPeriferiasse propondrán temas sobre la información y la noticia.

La celebración de los 25 años del ProyectoÁfrica,que se cumplen este año, nos per-mite entrar en el corazón de esta tierraamada con una sección propia. La sección Mundo sumergidotratará de historias deexplotación y de esclavitud, sobre todo demujeres y niñas/os. Y en Meta 2015 nos pre-guntamos en qué medida la sociedad mun-dial está asumiendo operativamente elcompromiso requerido por los Objetivosde desarrollo del Milenio.
Un año nuevo; sea concretar juntos, un ca-mino formativo de calidad y profundidad. Es el deseo de la Redacción.

Giuseppina Teruggi

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.