Rivista DMA

Los días de la misericordia

Los días de la Misericordia

La peregrinación que hemos emprendido en este año de la misericordia nos ha abierto a muchas gracias de Dios y a su vez, hemos vivido muchas oportunidades de ofrecerle y recibirle recíprocamente.
La convocatoria del Papa Francisco a atravesar la Puerta Santa en las“puertas santas” de la vida de las personas, de los más necesitados, de los excluidos, de los que sufren, nos ha permitido recorrer un camino de
santidad salesiana cotidiana, en el compromiso de transformar el mundo, con los jóvenes.
En el año 2016, DMA nos ha conducido, por los caminos de las “Raíces de la misericordia”, a ensimismarnos en el “Rostro de la misericordia”, para habitar “La misericordia en obras” y mantener el paso en los “Días
de la misericordia”.
Mantenerse firme en los “días” de la misericordia es la invitación a vivir en la misma dinámica de Jesús: la del amor. El amor no conoce pausa. El amor despierta nuestros sentidos y afina nuestra mirada para percibir
la realidad y sentirnos provocados, como Jesús, delante del sufrimiento de la gente: “¿Qué quieres que haga yo por ti?” (Lc 18,35-43). El Papa Francisco, en el Ángelus del día del cierre de las Puertas Santas, dijo: “El
Año Santo nos ha instado, por una parte, a tener fija la mirada hacia el cumplimiento del Reino de Dios y, por la otra, a construir el futuro en esta tierra, trabajando para evangelizar el presente, de forma que sea
un tiempo de salvación para todos.”
Los “días” de la misericordia nos sitúan en lo cotidiano, que es el único tiempo de salvación para todos. Los “días” vividos en el fundamento del Evangelio nos ponen en el “movimiento samaritano” del “ver, detenerse.
Tocar”.Ver con benevolencia la realidad y a los demás, dejándonos también mirar por los otros. Detenerse dando el tiempo y poniéndonos al lado, ofreciendo escucha y bondad. Tocar el corazón de la gente. Esto
presupone un deseo de cercanía capaz de acogida privada de juicios. Se necesita la valentía del abrazo. Abrazar la vida como se presenta.
Los “días” de la misericordia son un camino a recorrer siempre. Son un consolidar en nosotros la identidad de Jesús: hacerse don, vivir en el perdón, dilatar el corazón en el amor que no conoce límites, ni cansancio, ni
barreras. El amor misericordioso conoce el rostro de Jesús impreso en el rostro de todos, sobre todo de los más pobres.
Los “días” de la misericordia están presentes en el itinerario de santidad de Madre Mazzarello y Don Bosco. Misericordia que ha tomado el nombre de la amorevolezza y de la compasión por los jóvenes, sobre todo los
más excluidos. Con ellos, el carisma salesiano de la misericordia toma fuerza y es profecía para hoy. Y nos introduce, con los jóvenes, en una continua peregrinación de días de esperanza y de alegría.

mhmoreira@cgfma.org

OK Su questo sito NON utilizziamo cookie di profilazione, ma solo cookie tecnici e/o per il monitoraggio degli accessi. Se vuoi saperne di più clicca qui. Cliccando sul pulsante OK presti il consenso all'uso di tutti i cookie.