INSPECTORÍA “San Juan Bosco” - VEN
Fiesta de la GRATITUD 2013
Venezuela

1º La semilla de la fe sembrada en tu terreno – ayer:
La semilla de la fe fue sembrada sobre todo en nuestras familias, especialmente por nuestros padres que con sus palabras y su ejemplo nos trataban de inculcar lo que Jesús quiere de nosotros y nos enseñaban a vivir como cristianos en lo cotidiano de la vida. Esta primera semilla fue creciendo con el aporte de la educación recibida en las escuelas que frecuentamos, donde no faltaba la palabra de los maestros que nos recordaban cómo tenemos que vivir y las clases de religión que profundizaban nuestra fe. La participación en la vida de la parroquia ha sido otro elemento que ha alimentado nuestros primeros pasos en la vida cristiana, con la catequesis sacramental y las propuestas de grupos juveniles. Las que crecieron en ambientes salesianos agregan que la experiencia en el oratorio le dio al caminar en la fe un tono de alegría y entusiasmo. Todas coinciden que las hermanas que estuvieron con ellas en sus primeros años mientras las formaban en sólidos valores las introducían progresivamente en el apostolado de modo que la fe no sólo se quedaba en camino personal sino en la alegría de compartir y ayudar a otros a encontrar a Jesús, el Señor.

2º Retos para vivir la fe en comunidad y en la misión – hoy
• Centrar más nuestra vida en Dios, afianzando la relación que tenemos con El a través del contacto diario con la Palabra, vivencia de la Eucaristía y la acogida del hermano.
• Superar el relativismo y la superficialidad que puede repercutir en nuestra vida comunitaria, en nuestras relaciones y también en las decisiones.
• Educarnos y educar al discernimiento para saber leer los signos de la historia desde la fe y decidir en consecuencia.
• La situación crítica de la familia en nuestros ambientes que no aseguran las condiciones para el crecimiento y maduración integral de los niños y jóvenes y por ende, tampoco ofrecen una experiencia y una iniciación a la fe.
• El ambiente de sincretismo religioso, la proliferación de las sectas y la ignorancia religiosa fruto de una débil presentación del mensaje cristiano.
• La evangelización de las familias, de las nuevas generaciones. Llegar donde ellos se encuentren y encontrar un lenguaje comprensible para anunciarles a Jesús.
• En nuestras obras educativas ofrecer a los niños, jóvenes y adultos un itinerario de fe gradual, continuo e inculturado.

3º Los Nuevos Caminos de evangelización… Mañana:
• Dar testimonio de la alegría de haber encontrado al Señor y de una vida consagrada a Él. Unir a la proclamación de los valores evangélicos una vida que busque lo esencial, que sepa crear comunión fraterna, acogiendo a las hermanas y cuanto se nos acercan con bondad. Valorando las diferencias, la originalidad de cada uno y haciendo un puesto en nuestras casas y en nuestro corazón para ellos.
• Salir al encuentro de los y las jóvenes, usando nuevos lenguajes no sólo a nivel de la tecnología sino de relaciones humanas y fraternas.
• Implicar y formar a los laicos para la misión evangelizadora de la familia, los niños y jóvenes.
• Suscitar experiencias solidaridad y voluntariado que abra a los jóvenes a la realidad y al compromiso social y los ayude a encontrar el sentido de su vida.
• Salir a las nuevas fronteras donde los jóvenes y los pobres, nos esperan aún sin saberlo.
• Fortalecer l inserción en la vida de la iglesia local, promoviendo procesos de evangelización progresivos y continuos.
• Dar mayor consistencia a la formación cristiana de los grupos que pertenecen al MJS.
• Formar e impulsar al uso de diversos medios informáticos y de la comunicación social para llegar a los jóvenes y a las familias.