LA SEMILLA DE LA FE SEMBRADA EN TU TERRENO – AYER.

Nuestra fe fue plantada por nuestra familia que nos introdujo en la Iglesia mediante el Bautismo a los pocos días de nacer, nos educó en ella, aprendimos a rezar en familia, a tener presente los tiempos litúrgicos con detalles en casa, acompañamiento a los sacramentos, la misa dominical con los padres, … El colegio también fue plantando y ayudándonos a crecer en la fe.

LOS RETOS QUE ENCUENTRAS PARA VIVIR LA FE EN COMUNIDAD Y EN LA MISIÓN – HOY

No perder de vista nuestra opción de vida religiosa salesiana en toda circunstancia y cultivar la experiencia de Dios personal y comunitariamente.

No poner la confianza en otras seguridades que no sea el Señor

LOS NUEVOS CAMINOS DE EVANGELIZACIÓN – MAÑANA

El estar cada vez más en las fronteras, con los más pobres, siendo testigos creíbles de Jesús.

Estar muy disponibles a los cambios en los métodos que sean necesarios para que el Evangelio llegue a los corazones de la gente y fermente las culturas.

Estar atentas al clamor de los jóvenes de hoy para responder a sus sueños más profundos, a sus deseos de felicidad, paz, justicia.

.............................................................................................................

Respondemos a la Propuesta en preparación a la fiesta de la gratitud a madre general 2013
Comunidad “ Virgen del Mar” Marbella-Málaga ( SSE )

La semilla sembrada en tu terrero: ayer

• En nuestra comunidad constatamos que en nuestro terreno personal la semilla de la Fe ha sido plantada principalmente en las familias creyentes.
• Ha encontrado ambientes que han favorecido su crecimiento: Los grupos de Acción Católica, de preparación a la confirmación, el colegio, amistades, y más tarde comunidades y directoras que han sabido acompañarnos.
• Un aspecto esencial que lo ha favorecido ha sido la frecuencia de sacramentos, dirección espiritual cuidada, oración y lecturas .
• Esta fe se iba a su vez encarnando en un compromiso social con los más pobres

Los retos que encuentras para vivir la fe en comunidad y en la misión: hoy
• La rapidez de los cambios a nivel interno y externo que hace difícil saber hacia dónde caminar y discernir la voluntad de Dios hoy, esto es, vivir todo desde la fe.
• La dificultad de expresarse “a quienes no entienden” de la fe, de la misión.
• Cómo transmitir la fe a los jóvenes, porque aparentemente se muestran indiferentes, con la falta de base cristiana que hay en muchas familias.
• A los jóvenes les cuesta expresarse a niveles de vivencias de fe e interiorizar.
• Se corre el riesgo de reducir la fe a lo puramente emotivo.

Los nuevos caminos de evangelización: mañana

• Hace bien unir oración y acción para poder transmitir lo que vivimos como Jesús que se retiraba muchas veces a orar. Debemos cuidar la dimensión mística de nuestra vida.
• Cuidar la centralidad en Cristo y en Su Palabra y las motivaciones que fundamentan la opción por la vida religiosa, testimoniando la fuerza transformante de la fe.
• Es tiempo de madurar, de hacer examen de lo vivido y de compartir lo que vivimos. Esto solo es posible “haciendo experiencia de fe”, que permee nuestra vida.
• La comunidad enriquece y ayuda a vivir la fe. Somos una comunidad orante.
• Seguimos viviendo la fe como una confianza que sostiene, se valora y disfruta en la comunidad, como parte viva de la iglesia.
• En la misión, es preciso caminar con los jóvenes en la interiorización y en el crecimiento en la fe y esto requiere mucha preparación
• Estar entre la gente de forma sencilla y fraterna
• Coherencia de vida
• Necesidad de usar los medios nuevos de comunicación, como canales de evangelización.
• Aprovechar la religiosidad popular (hermandades,…), como vías para transmitir el evangelio.
• Necesidad de formación sólida y continuada de animadores y catequistas

Gracias por ofrecernos la oportunidad de hacer esta reflexión que nos ha ayudado mucho a todas.

.......................................................................................................................

La semilla de la fe sembrada en tu terreno – ayer.

Mi familia y dentro de mi familia… mi abuela materna. Ellos me ayudaron a descubrir la presencia de Dios y a confiar en Él porque nos cuida siempre. Mi colegio y dentro de él algunas salesianas…
Los grupos y el oratorio…en él el contacto con los más pobres.
Nuestra familia, con el bautismo y el colegio.
Grupos de acción católica, sacerdotes, director espiritual, profesores…
Nuestras abuelas que nos enseñaron a rezar…
Madres y hermanas, personas de comunión diaria. Las Hijas de Mª Auxiliadora (primeras salesianas de Marbella). Las tardes en el colegio pasando el tiempo con ellas.

Los retos que encuentras para vivir la fe en comunidad y en la misión – hoy

Nos ayuda a crecer en la fe la Eucaristía, la meditación y la vida comunitaria. También el sacramento de la reconciliación y el testimonio de nuestras hermanas de comunidad, su vida y entusiasmo incansable en la misión, la solidaridad porque cada una aporta lo mejor de sí misma.

Así descubrimos los siguientes retos:

- Entrega a la oración y trabajo, aceptación de los que nos ofrecen.
- Mayor formación para poder darnos más a los demás.
- El compartir desde lo que vivimos y la experiencia de Dios que tenemos.
- El ser capaces de comunicar más.
- Tener tiempos serenos y de calidad para vivir juntas.
- Vivir con esperanza en el futuro y la providencia.
- Confiar en el Señor, en los acontecimientos sencillos de cada día.
- La vida interior y la disponibilidad.
- Testimonio entendido como transparencia de la vida de Dios que vamos descubriendo.

Nos dificulta para vivir nuestros retos:
- La falta de educación en las relaciones
- la comodidad que se cuela en nuestra vida
- exigir tener de todo como necesario
- el no aunar criterios
- rencillas, envidias, deseos de sobresalir, “sin mí la comunidad no funciona”.

Los nuevos caminos de evangelización – mañana

Ser testimonio de la presencia de Dios en nuestras vidas y de su amor hacia los jóvenes a través de nuestra vida cotidiana. Que vean alegría transparente resultado de nuestro amor al Señor.
Acoger a todos en nuestras casas para que puedan escuchar la palabra de Dios, relacionarse entre ellos y con nosotras creando un clima de amistad, espíritu de familia. (Para llegar a esto tendríamos que adaptar nuestros horarios comunitarios o ser más flexibles).
Estar al lado de los pobres y compartir con ellos su sufrimiento como lo hacía Jesús.
Comunicar explícitamente nuestra experiencia de fe.
Acompañar procesos de profundización, interioridad y encuentro con Dios.
La escuela sigue siendo plataforma de evangelización porque allí influyes con tu ser y con tu hacer.
El oratorio es un medio de evangelización porque además es menos formal y así influyes de otra manera.
Unirnos a las parroquias participando más activamente en las catequesis.
Contacto directo con los padres, esto evangeliza porque quieren hablar y sentirse escuchados.
Las redes sociales nuevo modo de evangelización. Donde te puedes relacionar de otras maneras. Prestar atención a este mundo que son caminos nuevos de evangelización.
El trabajo bien hecho con honradez.

En Andalucía un modo de evangelizar es la religiosidad popular, hermandades, camino para evangelizar y acompañar en el servicio u la práctica del evangelio.
El trabajo con las familias donde se pone la semilla de la fe.

Estamos invitadas a enviar a la Web del Instituto una breve relación de este compartir. A la dirección: amministratoreweb@cgfma.org.

Al mismo tiempo que se envía a la web del Instituto, se pide enviarlo al Equipo, a fmavicaria@salesianas.com.

.....................................................................................................................

APORTACIÓN PARA LA FIESTA DE LA MADRE
Semilla de la fe sembrada en tu terreno ( Ayer)

- Recibida en el Bautismo
- Vivida y experimentada en familia:
 En la confianza en Dios
 Clima de oración sencilla
 Educadas en ver la mano de Dios en el día a Día
- Cultivada en la Escuela, Parroquia, catequesis
- La vida cristiana tenía un mayor peso
- Guiada por una dirección espiritual y alimentada en Asociaciones
- Acrecentada por la vocación religiosa

Los retos que encuentra para vivir la fe en comunidad y en la misión (hoy)
- Urge la necesidad de una nueva evangelización
- Dejarnos evangelizar empezando por nosotras mismas a la luz de la Palabra
- Ser mujeres de Dios que evangelizan con su propio testimonio de vida y fe superando la secularización de la sociedad de hoy, el materialismo que nos rodea y que se ha colado en nuestros propios ambientes de Hijas de Mª Auxiliadora.

Los nuevos caminos de evangelización (mañana) Basándonos en las palabras de la Madre y del Rector Mayor en el Sínodo:
- Formar Comunidades que testimonien su fe de un modo gozoso
- Ser testigos del Señor Jesús con la propia vida y contagiarlo a los demás.
- Pastoral educativa basada en un ambiente de alegría y de familia unido a una profunda experiencia espiritual que hace que los jóvenes descubran a un Dios que les ama.
- Una evangelización que suscite vocaciones
- Ser capaces de realizar una pastoral vocacional que cree condiciones adecuadas para que los jóvenes puedan descubrir, asumir y seguir responsablemente la propia vocación.

Comunidad de Rota

........................................................................................................................................

LA SEMILLA DE LA FE
Comunidad Mª Auxiliadora Las Palmas de Gran Canaria (SSE)

  1. La semilla de la fe sembrada en tu terreno
  • La fe la sembró en nuestras vidas la familia, a ella le debemos un ambiente sencillo de fe, de prácticas sencillas, con esa presencia de Dios en todo momento.
  • La Parroquia o en los grupos de compromiso cristiano, por medio de la catequesis, celebraciones, fiestas y los pequeños compromisos hicieron crecer en nosotras la fe plantada por nuestros padres.
  • El ambiente religioso que se vivía nos ayudaba también a este crecer en la fe.
  • En los Colegios donde estudiamos, las educadoras nos ayudaron a seguir profundizando la fe recibida.
  • Las FMA que estaban en el Colegio, con una gran valía personal y una talla de vida.
  • El ser catequista desde pequeña, yendo con las Hermanas a las Parroquias colindantes, los pequeños compromisos que poco a poco fuimos adquiriendo.
  • El contacto con la Palabra desde la catequesis de Primera Comunión.
  • La formación recibida a lo largo de todos los años desde que entramos en el Instituto.
  1. Los retos que encuentra para vivir la fe en comunidad y en la misión
  • Vivir la Eucaristía como encuentro con el Señor y no caer en la rutina, ella nos ayudaría a vivir el día desde la óptica de la fe.
  • La falta de fe, de alegría, de coherencia, de entusiasmo vocacional, de humildad, de una oración asidua, de generosidad, de gratuidad, de aceptación de la debilidad, de fraternidad, de sentido de pertenencia de aceptación de la voluntad de Dios.
  • Hemos de volver a las raíces de nuestra vocación y descubrir que fue desde la fe desde donde respondimos y es desde ella desde donde tenemos que seguir viviendo y respondiéndole al Señor.
  • En el momento en que ha entrado en nostras y en nuestras comunidades los criterios que hoy rigen el mundo, un mundo sin Dios, nos cuesta más acoger desde la fe a Hermanas, obediencias, situaciones…
  • Vivir y testimoniar la fe a nivel personal, a nivel comunitario debemos ser más creíbles, saber aprovechar toda ocasión para evangelizar.
  • El saber descubrir a Dios en todo lo que acontece, en aquello que vivimos.
  • Saber afrontar con fe los momentos de dificultad personal, sin dejarnos abatir por el desánimo.
  1. Los nuevos caminos de evangelización
  • El testimonio de la propia vida, el vivir lo esencial, el encuentro con el Señor, el desprendimiento. Dar testimonio gozoso de nuestra entrega al Señor.
  • Vivir personalmente y hacer vivir a los jóvenes los Sacramentos, el amor a la Virgen, la profundización de la Palabra.
  • Ayudar a los jóvenes a que hagan experiencia de Jesús, cuidando la formación, pero ir más a lo experiencial, al encuentro personal con la persona de Jesús.
  • Los jóvenes nos evangelizan en el camino de la fe, de ellos aprendemos cada día, son un reto para nosotras en ese querer madurar la fe por los retos que nos lanzan.
  • Dar calidad a los grupos de oración desde que son pequeños y hacer un camino con ellos.
  • El uso de los bloc, de los medios informáticos y de la comunicación social para llegar a los jóvenes.
  • Nos cuesta transmitir la fe entre los jóvenes, porque ellos están lejos de tener un terreno preparado para ello.
  • No nos tenemos que cansar de proponerles a Jesús a nuestros jóvenes, tanto con la vida como con las palabras, un Jesús cercano, pero exigente, un Jesús al que se le encuentra y se le conoce en la Palabra.