Inspectoría Sagrado Corazón- Ecuador
Unidas en la fe hacia la plenitud de vida

La semilla de la fe sembrada en tu terreno - AYER

A nivel personal y comunitario sentimos que la semilla de la fe ha sido sembrada por nuestros padres y familiares, con el don del los sacramentos iniciados con el bautismo. En la familia, recibimos las semillas del amor al Creador y dador de todo bien, que fue reforzada en nuestras parroquias con la catequesis inicial.

La semilla de la fe fue creciendo y madurando durante la formación inicial. La oración, el acercamiento a la Palabra de Dios, la vida comunitaria en la comprensión y servicio generoso fueron recursos valiosos que nos ayudaron a conseguirlo.

Los retos que encuentras para vivir la fe en comunidad y en la misión – HOY

Nivel personal y comunitario: Los retos que encontramos para vivir la fe en comunidad y en la misión son: La participación activa y dinámica en los sacramentos y la correspondiente vivencia de los mismos; vivir la tolerancia y la aceptación incondicional a las hermanas, motivadas por la fe que nos hace descubrir a Dios presente en cada una; la vivencia del amor fraterno expresada en actos concretos: apertura, diálogo, valoración de la diferencia, comprensión y solidaridad.

En la misión encontramos el gran desafío de una nueva evangelización que reclama de nosotras audacia, creatividad para descubrir las semillas del Verbo presentes en toda persona y cultura, cuidar y acompañar el proceso de crecimiento de la fe en nuestros destinatarios al estilo de nuestros Fundadores.

Los nuevos caminos de evangelización – MAÑANA

A nivel personal y comunitario descubrimos como nuevos caminos: fortalecer los sacramentos de la reconciliación y Eucaristía, favorecer momentos de reflexión personal y comunitaria iluminadas por la Palabra, buscar medios para conocer las realidades actuales y evangelizar sin olvidar la identidad de FMA, enraizadas en Cristo muerto y resucitado. Actualizar el carisma de Don Bosco y María Dominga Mazzarello en el tiempo y espacio en el cual compartimos con los destinatarios.

Crecer, formarnos y trabajar en comunidades educativas junto con los laicos, cuidando la vida, el amor y respeto por el otro, la búsqueda de Dios presente en realidades que aparentemente carecen de sentido.

Estamos convencidas que nadie da de lo que no tiene y que “la fe crece cuando se vive como experiencia de amor recibido y cuando se comunica como experiencia de gracia y de alegría”.

...........................................................................................................................

COMUNIDAD MA. INMACULADA - MACAS

Grazie-Casa Inspectorial-ECU

--------------------------------------------------------------------------------

GRACIAS MADRE IVONNE
Comunidad Laura Vicuña Quito Ecuador
SOR CARMITA DIAZ
SOR CARMEN HARO
SOR CARMEN CUÑAS
SOR MARIA ZULUAGA
SOR ALICIA MACAQUIZA
SOR MARGARITA RECALDE

• La semilla de la fe sembrada en tu terreno - ayer.
La semilla fue sembrada por nuestros padres, alimentada por su amor, su ternura, su dedicación, su responsabilidad. Factor preponderante para el crecimiento de todas fue el ambiente familiar sencillo, sereno, impregnado de valores y en plena armonía con la naturaleza; pues todas las hermanas venimos de pueblos sencillos muy ricos en valores humanos y religiosos.
Los elementos citados, posteriormente fortalecidos por la educación y los sacramentos contribuyeron a nutrir, podar y hacer crecer la planta que poco a poco fue inclinándose a tomar opciones definitivas de vida, que en el caso nuestro se dirigió a la entrega total a Dios entre las Hijas de María Auxiliadora compartiendo su carisma.
Finalmente, no podemos olvidar la importancia del camino formativo, recorrido en compañía de nuestras hermanas formadoras que con su testimonio sembraron y cultivaron en nuestras el espíritu salesiano de D. Bosco y María Mazzarello, vivido en los orígenes que poco a poco se ha hecho vida en nosotras para un servicio específicamente salesiano en cada obra y en cada hermana, camino que se ve y que se ve fortalecido por los distintos medios de Formación Permanente, riqueza inestimable de nuestro Instituto

• Los retos que encuentras para vivir la fe en comunidad y en la misión Hoy
- En algunos casos, disminución del entusiasmo vocacional, con sus obvias consecuencias: poca valoración de la vida comunitaria, de la vida de oración y de la vida apostólica.
- Época marcada por grandes cambios a todo nivel que nos dejan desconcertadas.
- Iglesia cuestionada debido al anti testimonio de algunos de sus líderes
- Sociedad marcada por el secularismo, cuya víctima más vulnerable es la juventud.
- En una sociedad materialista influenciada por la tecnología y con pocos valores humanos y espirituales se hace difícil el anuncio de la Palabra de Dios. Es notoria, en algunos casos, la dependencia indiscriminada de la tecnología, incluso entre nosotras FMA
- La tendencia a lo más fácil, que penetra en todos los ambientes y que dentro de la vida religiosa influye en la vivencia personal, comunitaria y apostólica.
• Los nuevos caminos de evangelización – mañana.

- Formar juntas, una comunidad abierta a Dios y a los hermanos, con un gran sentido de pertenencia.
- Una comunidad que al experimentar sus propias fragilidades y limitaciones, vive la experiencia de la misericordia de Dios y se capacita para perdonar y acoger siempre.
- Una comunidad alimentada de la Palabra y de la Eucaristía que nos dan fuerza y acompañada de María nuestra madre, maestra y guía.
- Una comunidad que viviendo el Sistema Preventivo se destaque por su servicio y atención a niñas, niños y adolescentes en situación de riesgo y sus familias, a través de una educación evangelizadora orientada a la formación integral y al fomento de la ciudadanía activa, que las lleve a ser personas de calidad, constructoras de su propio destino y de una nueva sociedad.
- Una Comunidad que asume los retos y desafíos actuales de, como un nuevo horizonte de esperanza , belleza y alegría animadas por el mensaje sabio de nuestro Santo Padre Francisco “la sabiduría de los viejos es el soporte de los jóvenes” con rostro acogedor humilde y cercano a las personas especialmente a los y las jóvenes de hoy necesitados de afecto, encaminadas a “SER HOY CON LOS JÓVENES CASA QUE EVANGELIZA” .
MADRE IVONNE, Las hermanas de la Casa LAURA VICUÑA DE QUITO, LAS NIÑAS CON LAS CUALES TRABAJMOS, llenas de afecto, nos unimos a la GRATITUD MUNDIAL y decimos GRACIAS, a usted y a su Consejo, GRACIAS por du entrega sabia, fecunda, y amorosa al instituto y a cada Hija de María Auxiliadora.

Con Grande cariño.

COMUNIDAD LAURA VICUÑA
DE QUITO – ECUADOR

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

MA-Auxiliadora

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Simiatug