Las Visitadoras

Visitadoras Las Constituciones afirman que “la Superiora General visitará el Instituto personalmente o por medio de las Consejeras Generales” y precisan las finalidades de la Visita Canónica:

  • consolidar el vínculo de la caridad
  • potenciar el compromiso de fidelidad a las Constituciones
  • favorecer el incremento de las obras como respuesta a las exigencias locales con el espíritu de Don Bosco y de Madre Mazzarello.

Subrayan la importancia de los encuentros personales y comunitarios a vivir en un clima de espontaneidad de relaciones para un diálogo abierto y constructivo (cf. C 120). Confían a las Consejeras Visitadoras tareas específicas:

  • promover una relación constructiva y continua entre las Inspectorías y la Superiora General y su Consejo y una válida colaboración entre las varias comunidades inspectoriales
  • ofrecer al Consejo General un mejor conocimiento de las Hermanas y de los lugares en los que se desarrolla nuestra misión
  • potenciar la acción apostólica de nuestro Instituto
  • valorar las varias culturas (cf. C 132).

El Capítulo General XXII ha confirmado y ampliado la interpretación práctica dada por el CG XXI a estos artículos y ha manifestado las actitudes que la Consejera Visitadora tendría que asumir:

  • escucha de las personas, como hermana entre las hermanas
  • apertura a las distintas culturas para acompañar caminos y procesos en vistas a la unidad vocacional, con la calidad de la presencia educativa y con la inculturación del carisma
  • compromiso para adquirir un conocimiento adecuado de las realidades a visitar
  • diálogo con la Inspectora y su Consejo para preparar, planificar, verificar la visita y estudiar la forma para asegurar su continuidad
  • cotejo con las Consejeras de los ámbitos y con las Consejeras Visitadoras de la misma Conferencia interinspectorial para una animación coordinada y convergente.

El Capítulo ha subrayado sobre todo la necesidad de que las Consejeras Visitadoras sean una referencia estable para las Conferencias interinspectoriales de forma que:

  • acompañen los caminos de las Conferencias
  • favorezcan una comparación más sistemática
  • propongan ideas de reflexión para el intercambio de las Hermanas entre las Inspectorías
  • potencien caminos de solidaridad y de red (cf. Actas CG XXII nº 45).
La Visita canónica es, pues, una experiencia significativa de animación del Instituto que se lleva a cabo con el espíritu de familia y con la lógica de la coordinación para la comunión.